domingo, 24 de octubre de 2010

Inmortal


su cama
una ostra sin perlas
de un mar sin arena
sin sirenas
sinuoso

su cama
un cofre hermético
con un tesoro
con un sueño
con su sueño

al canto del gallo
se refugia en su cama sin sábanas
que es cuna
y también catafalco

y se abriga en su capa
de alas de patagio
y duerme
y sueña

una capilla
su casa
tres gárgolas
ninguna cruz

y él en sueños sacia su sed

succiona sangre sin cesar
y saborea su soledad
en silencio

al atardecer despierta
y escupe la culpa

un violín gitano
aullidos de lobo
y en las colinas
la brisa fresca de rocío
y en las cocinas
el olor tibio a mamaliga

y él tan salvaje
de cacería
de alas abiertas
y colmillos punzantes

y él
tan muerto
y tan inmortal






4 comentarios:

Nicanor Arenas Bermejo, palabrista dijo...

Qué agradable anticalaverita...

Nelais dijo...

Qué buenos cierres


sos tan vampiresa

cuentos cortos dijo...

buen remate!
y buena foto... jajaja

Szarlotka dijo...

Nicanor, muchas gracias por tu visita. Me alegra que te haya gustado.


Nela, gracias. Siempre fui medio enfermita de los vampiros y no puedo evitar mis recaídas esporádicas =P


Gracias cuentos cortos. Buena foto, ¿no? Habría que ver a dónde lo venden para tener uno en la mesita de luz =)