lunes, 31 de agosto de 2009

Mineral (versión corregida y aumentada)


Sos sal de un mar dulce

hielo ígneo
plomo certero
lacre de mis secretos

Sos roca espejada
montaña de agua
gema embrutecida

Y yo soy cairel de un candelabro extinto
que entre tus manos de talco
se estremece y se opaca

Tu piel de mercurio se escurre entre mis dedos
y me envenena

Tu aliento de azufre se enreda en mi cuello
y me ahoga

Fui tu reina
y en mi trono de vidrio astillado
me coronaste con alambre de púa

Hombre acorazado
mis lágrimas no oxidan tu armadura
mis gritos no hacen eco en tu oquedad

En mi cuerpo de mármol
tallaste con besos
tu amor de amoníaco

Gira el disco de diamante
su música arranca la piel
y pule los huesos
pero no borra tus marcas

Temo que seas indeleble


lunes, 24 de agosto de 2009

La tierra orgánica










Donante cadavérico
que alimentás la tierra
la vida nace de tu muerte

Donante cadavérico
n
utriente de los campos
tu sangre es lluvia fértil

En tu piel germinarán pastos de seda
y en tus ojos pimpollos con perfume a presagio
y de tu boca nacerán frutas
y serás un Arcimboldo

Donante cadavérico
fecundador de suelos
y de sueños
dejarás la oscuridad
y arderás en fuegos fatuos



viernes, 21 de agosto de 2009

Poesía perra




La jauría sangra colmillos de fuego

Es tiempo de ladridos rojos
................de perros acorazados
................de experimentos con gas
................y de perreras

Es tiempo de romper la vida
................de jugar al desamor
................de viejos que moquean
................y muñecas infartadas

Es tiempo de latidos rotos
................de atemperar la rabia
................de un pasado sin memorias
................de un futuro añejo en compañía del abandono







Bonus track

Nostalgias de alcaucil en la perrera
Sangre en Juan Corazón Ramón
Fiel al ladrido de una muñeca añeja
San Roque del susto se infartó
Y el latido del moquillo en la arena
Jugó al cumpleaños de Perrault
Y aunque a un año luz de Drácula bebiera
Todo tiempo pasado fue melón



viernes, 14 de agosto de 2009

This are a few of my non favourite things


Detesto a la gente del subte
A los que suben mientras otros bajan
A los que viajan parados al lado de la puerta

y no se corren para dejar pasar
los que atropellan para subir por la escalera mecánica
los que suben la escalera mecánica a pie
que tiran basura por la ventanilla
que pispean lo que estás leyendo
A los hombres con huevos doble yema

que se abren de piernas y ocupan un asiento y medio

Odio a los que no saben comportarse en un espectáculo
a los que llegan tarde
a los que cuchichean mientras suena la música
que se sacuden en la butaca hasta hacerla chirriar

justo cuando suena un pianissimo
a los que no apagan los celulares
que aprovechan cada silencio para toser
que desenvuelven caramelos
que con las rodillas empujan el respaldo de tu asiento
que huelen a naftalina
que aprovechan el intervalo

para criticar a la soprano que desafinó una nota

En la oficina me exasperan:
Los que comen en su escritorio y tiran las sobras en el cesto

en lugar de llevarlas a la cocina
Los que roban la comida de la heladera
Los que ensucian la heladera y el microondas
y no los limpian
Las que se producen como modelos

pero cuando salen del baño no se lavan las manos
Las que dejan sus cositas flotando en el inodoro
A los que toman mate
que hablan a los gritos
que catalogan a las personas

según el sector donde trabajan, o según su función
A los obsecuentes
A los doble faz

Me da bronca que mi portero se meta en todo:
Que si no saben que esta mañana diluvió es porque estaban durmiendo
Que la fiera está debajo de un auto, que venga a buscarlo que hace frío
Que su papá se debe haber ido a San Clemente porque hace mucho que no lo veo
Que cuando usted se fue a estudiar, porque llevaba una carpeta, porque usted estudia ¿no?
Que cuando yo llegué la fiera ya estaba afuera, y Gabriel no está porque yo le toqué el timbre y no contestó
Que Gabriel no está, porque lo vi salir hace media hora, y debe haber ido a trabajar porque llevaba una mochila
Que está su suegra arriba

Que la conocí hoy, y que yo le abrí la puerta
Que los de al lado estuvieron de fiesta anoche, ¿no? Porque hoy había un montón de botellas.


Me sublevan los ignorantes que dicen frases como:
Qué genio Freddie Mercury, pero era puto ¿no?
Qué lindo que era Rock Hudson, quién si iba a imaginar que era puto
Qué desperdicio: Juan Castro era puto
Y sí, son como Sandra y Celeste (¿cantan?)
Madonna se sacó fotos desnuda. Qué puta.
Es negrita pero linda
Es un lindo negro
Los negros tienen los dientes blancos (¿deberían tenerlos negros?)
Los negros tienen las palmas de las manos blancas (¿deberían tenerlas negras?)
Los negros dan olor (¿vos no usás desodorante?)
Mis vecinos son judíos pero nos llevamos bien
Mi mamá tiene amigas judías y son buena gente
¿Cómo que Jesús era judío?
Ese chileno de mierda
Ese brasuca
Ese peruca
Ese bolita
Los argentinos somos derechos y humanos
Algo habrán hecho
A mí no me pasó nada
Acá lo que hicieron mal fue no entregar los cuerpos, Franco la hizo mejor
Hitler se quedó corto
Acá lo que hace falta es una buena limpieza

Me da bronca:
Que demoren tres meses en entregar el DNI
y dos meses en entregar el pasaporte
Que me obliguen a viajar en transportes sucios que no brindan un buen servicio
Que un amarillista gane un Martín Fierro
Que un tipo que hace programas riéndose de la gente, y que su única gracia es gritar cada tantos segundos“¡ah, bueh!”, siga en el aire
Que una mujer ignorante, decadente y obsoleta sea considerada diva
Que esperen a que Abelardo Castillo muera

para hablar de lo gran artista que fue
Que esperen a que María Kodama muera

para recordar a Borges
Que no se sepa cómo murió Mariano Moreno
Que nadie se haya atrevido a decir que si Rosas fue un hijo de puta

Urquiza lo fue más
Que ante un mismo hecho

no se acepten más versiones
que las convencionales

Y si sigo enumerando cosas que me dan bronca

voy a llenar el disco rígido

Y ahora me da bronca la rigidez del disco
Y el monitor que se llena de pelusa
Y que brilla con la luz que entra por la ventana
Y me da bronca cuando el pomelo tiene poco jugo y muchas semillas
Y la manzana arenosa
Y el postrecito bajas calorías elaborado con crema de leche
Y toda la línea light
y su efectividad demostrada sólo en bolsillos y billeteras
Que tengamos que elegir entre jamón natural
y artificial
Y que en mi barrio no venden gruyere
ni leche evaporada
ni mascarpone

Y no soporto:
A la gente que se burla de los chinos

porque no hablan bien nuestro idioma
Que pronto me van a obligar a usar lamparitas de bajo consumo
Que los fideos vienen con gorgojos
Y las lentejas con piedritas
Que en la pescadería de la esquina a la paella la colorean con polvo de ladrillo
Que a la leche la rebajan con agua
Que me atienda un contestador automático
Que si A marque 1
Que si B marque 2
Que si C cuelgue y váyase a o cu do moucho
Que dejen la toalla húmeda hecha un bollo sobre la cama
Que siempre me toque cambiar el rollo de papel higiénico
Secarme las manos con papel higiénico
Que el papel higiénico quede flotando en el inodoro
El papel higiénico
Que si no limpio regularmente

el baño se llene de hongos y la cocina de hollín
Que se suelte la sábana mientras duermo

y los pies toquen la frazada
Que los sahumerios estén húmedos
Que me caguen el taxi
Que el colectivo no pare
Que el subte haga un paro sorpresivo
Que suspendan mi programa preferido

para pasar un partido de fútbol
Que el médico me recete algo

sin haberme revisado
Que las iglesias no estén abiertas las 24 horas
Las iglesias
Los curas
Las religiones
Los gobiernos
Que no se puedan abrir las ventanillas

de los aviones
Vivir en un barrio lleno de obras

con las consabidas molestias que aparejan
Que la pizzería de la esquina tarde media hora en traerme el pedido
y que la pizza llegue fría
La paloma que me caga la ventana de la cocina

todos los días
Los que fuman en el ascensor
Los que no saludan en el ascensor
Los ascensores herméticos
Los ascensores

Las oficinas sin ventanas
La oquedad humana

Pero lo que más bronca me da
es que hayas salteado varias líneas
para llegar hasta acá

sábado, 8 de agosto de 2009

El sol tenebroso







El Sol Tenebroso es un peligroso asesino serial. Se lo menciona por primera vez en un manuscrito masticado por un cadáver. Lleva una vida errante persiguiendo el verano. Prefiere los lugares con niebla: playas, valles y páramos. Por testimonios obtenidos de sus víctimas, se sabe que usa disfraces para evitar ser reconocido, y se presume que posee varias identidades.
A la hora de matar, no discrimina entre personas, policías y electrodomésticos. Elige a quien se haya expuesto al sol en forma desmesurada. Atrapa a su presa, la ahorca con una tanza, la unta con bronceador, le clava sombrillitas de papel en los ojos, y junto al cuerpo deja una nota: El sol mata.
La policía ha alertado a farmacias, ópticas, y casas de cotillón, acerca de un comprador compulsivo. Intentan establecer dónde atacará, pero el sol tenebroso se las ingenia para ser impredecible.
En las últimas semanas se ha trazado una línea imaginaria siguiendo sus pasos. En un sólo día se han reportado asesinatos con el mismo modus operandi en Londres, Kyoto, Nassau y Las Toninas. A fin de establecer si los crímenes fueron cometidos por la misma persona, la Interpol trabaja sobre dos hipótesis: la posibilidad de que el Sol Tenebroso tenga una capacidad sobrenatural para desplazarse, y la existencia de un imitador.

miércoles, 5 de agosto de 2009

Á l'Epicerie



Entró al negocio y pidió cicuta en hebras, pero sólo vendían aceites, conservas, y tes especiados. Ella insistió. No señora; acá a la vuelta hay una herboristería… No, yo siempre compro acá, así que por favor se la dejo encargada. El vendedor, un hombre entrado en años, enfatizó su negativa con un gesto de su dedo tembloroso: acá no trabajamos ni encargos ni venenos. Pero ella era obstinada, y si insistía algo iba a conseguir. Y otra vez que no, y que si llegaba a conseguir algo, iba a demorar. Y que ella no tenía apuro. Y que no le venderían veneno. Y que voy a presentar una denuncia, porque yo sé que acá venden cicuta, y no entiendo por qué a mí no. Y que lo único que va a lograr es que le cierren el negocio, y no va a poder trabajar nunca más. Y si tiene suerte se va a salvar de ir a la cárcel. Pero señora... Y quién le dice, mañana encuentre que el negocio se incendió, que fue un incendio tan voraz que causó daños irreparables, y que tuvo suerte de no estar ahí. Mire si se prende fuego usted también, y para cuando llegan los bomberos el cuerpo está calcinado, o lo que es peor, cubierto de quemaduras. Imagínese, agonizar sin piel, como un morrón asado. Sin piel y secándose un poquito cada día, hasta reducirse a un trozo de carne deshidratada. Espere señora, voy a ver si en este cajón tengo algo que pueda servirle. Y encontró una bolsita con granos aromáticos de color púrpura. Y de un frasco sin rotular sacó unas hierbas secas. Y con sus manos siempre temblorosas machacó los granos y las hierbas en un mortero, y guardó el preparado en la bolsita. Tome, acá tiene su cicuta. ¿Me está cargando? ¡Esto no es cicuta! No, señora, mire. Usted pone una cucharadita en media taza de agua hirviendo, la deja reposar y… Mejor no mienta porque le juro que… Y cuando esté tibia la bebe lentamente. ¿Usted se cree que yo soy estúpida? No, señora… Mire… no es cicuta, pero no falla... Llévela con confianza. Ella sacó una navaja. Señora, por favor, soy un hombre grande y enfermo. Cerró con llave y lo obligó a pasar a la trastienda. Hacía calor, y el agua no tardó en hervir. Pronto la infusión estuvo lista, y siguiendo la prescripción, el hombre la bebió lentamente. Antes del último sorbo, con los ojos en blanco y los labios azules, se desplomó. Y ella, demostrada la efectividad de la infusión, guardó la bolsita en la cartera, y se fue.


lunes, 3 de agosto de 2009

Lilith






Lilith, el pecado resbala por tu piel y se enreda en tu pelo

Gracias por abrir la puerta