viernes, 26 de marzo de 2010

Dilución óptica







Un hombre ciego fue a hacerse un transplante de cornea. En el quirófano los médicos se equivocaron y le implantaron ojos de buey. El hombre recuperó la vista pero todo lo veía como desde un barco. De la misma manera, la gente que lo miraba a los ojos veía dentro de él como a través de una ventana. Un día el hombre se largó a llorar, y creyendo que el barco se hundía, se ahogó en un grito.



8 comentarios:

Luzdeana dijo...

Qué tragedia, y sin embargo debe ser tan lindo verlo todo desde un barco.
Un beso.

Coni Salgado dijo...

Hola Emilse, quería decirte que este texto da para mucho más, me refiero a que cuentes más de esos ojos y las cosas fantásticas que generan. Tus ideas son brillantes y admiro tu capacidad de invención y originalidad...
También pienso que funciona perfecto así breve, sobre todo con ese final impecable. Pero si querés desarrollar mil cosas más sobre los ojos y el mundo, estaría buenísimo, hasta puede ser una novela vista a través de esos ojos... ¨El hombre de los ojos de buey.

un beso
Coni

Szarlotka dijo...

Luzdeana, verdaderamente una tragedia. Y sí, debe ser lindo ver todo desde un barco, pero el pobre hombre tendría que vivir a dramamine.
Un beso

Coni, muchas gracias por tu palabras generosas y por tu estímulo.
La verdad es que ando con ganas de escribir una novela, pero todavía me falta sangre para eso. Ojalá algún día pueda hacerlo; creo que es el sueño de todos los que escribimos.
Un beso

jan dijo...

Sólo me sale decir: excelente, perfecto, brillante...SOS una escritora brillante.

Ana GyS dijo...

que tienen que ver los ojos de un buey con un barco???

jajaja, que desastre lo mio....

Szarlotka dijo...

Jan, gracias por tus "elogios desmedidos" (ezpresión robada a Jorge Castagna).
Beso


Anagys, un ojo de buey es a una cabeza lo que un lomo de BURRO es al asfalto.
Jijiji (y no estoy citando una canción...)

Marcela dijo...

Hola Emilse...
me parece un texto perfecto, no le sacaría ni le pondría nada más.
Abrazo.

Szarlotka dijo...

Marcela, no había visto el mensaje que dejaste acá.
La verdad es que el texto surgió de una forma muy extraña, sin pensarlo. Tal vez por eso es extraño : )
Gracias por pasar y por el consejo.
Un beso