sábado, 6 de febrero de 2010

Despedida








Como todas las noches desde que Soledad se había ido de luna de miel, Romina fue a regarle las plantas y a darle de comer a Osiris. Abrió la puerta, encendió la luz, y vio a Soledad sentada en el sofá con los ojos fijos en la televisión apagada y el gato a upa. Apenas atinó a preguntarle qué hacía en casa. Faltaba una semana para que regresara, pero ahí estaba, sola y agazapada en la penumbra. Soledad no respondió con palabras, pero dejó escapar un sollozo. Romina se sentó junto a ella. Le preguntó por Juan, qué había pasado, si se habían peleado. Le preguntó por qué lloraba, por qué no había avisado que volvía antes, por qué Juan no estaba con ella. Pero Soledad permaneció inmutable. Romina insistió de todas la maneras que se le ocurrieron: Que si quería se iba, que la acompañaba en silencio, que preparaba algo de comer. Que se nota que Osiris te extrañó, y vos a él. Mirá cómo ronronea. Pará de llorar, mirá que los gatos absorben todo: lo bueno, y lo malo también. Le hizo alguna broma tonta, como si había visto a Nahuelito, o si se había acordado de traerle el frasquito con nieve. Le acarició la cabeza, le secó las lágrimas, la abrazó, pero Soledad no pronunció palabra. Romina encendió la televisión y para matar el tiempo se puso a regar las plantas. Cuando estaba en el balcón sonó el celular. Lo había dejado en la cartera, sobre una silla. A las apuradas alcanzó a atender. Era Juan. Esa mañana habían ido a esquiar. Al rato que llegaron al cerro, Soledad se descompuso. Dijeron que era un ataque al corazón. Cuando llegó al hospital estaba muerta.


8 comentarios:

Ana GyS dijo...

upa... se me puso la piel de gallina...

Veo que estas a full con la producción. Es muy bueno!!!

PD: Te pido un favor: Trata de no usar mis nombres para las muertitas eh.

Szarlotka dijo...

¡Jajaja! Me hiciste reir.
Vos no sos Soledad, vos sos Anagys.

¿De verdad se te puso la piel de gallina?

Flor de Ceibo dijo...

A medida que iba leyéndote, imaginaba diversas explicasiones que podía dar Soledad,pero...el quiebre: muy bueno.

Szarlotka dijo...

Gracias Irene

Busqué el final inesperado, pero visto desde mi lugar se ve previsible. Qué bueno que de afuera se vea otra cosa.

Un beso

Luzdeana dijo...

Szarlotka: lo primero que te iba a decir era que se me puso la piel de gallina. Todavía en ese estado, penas abro comentarios veo que no soy la única.
No sé qué decirte. Me dejás helada.
Creo que te tengo que felicitar.
Un beso.

Szarlotka dijo...

Luzdeana, a la que se me está poniendo la piel de gallina es a mí, con estos comentarios tan cálidos. Me emociona que a todas les pase más o menos lo mismo. Por FB una amiga dijo que "le dio cosita".
Me emociona aún más viniendo de vos Luzdeana, porque no me conocés. Es normal que los compañeros del taller, amigos y demás deudos, sean generosos en sus comentarios, y además subjetivos.
Muchas gracias por tus palabras.
Un beso

jorge castagna dijo...

Interesante la muerta que se llora a si misma. La única muerte que vale la pena llorar...¿o no?

Anónimo dijo...

Soledad, estaba alli para despedirse de sus amigos fieles,Osiris y Ana;lloraba porque era la despedida, nunca mas volverian a verse!Esta es una despedida triste.Bello y triste.
Diana,