viernes, 31 de julio de 2009

El bungalow rebelde









Al tope de la colina había un punto panorámico. Ahí se había construido un complejo de bungalows, que en el pueblo era uno de los más cotizados. Todo iba bien hasta que un bungalow rebelde comenzó a apartarse de los demás. Un día se alejó apenas unos pasos, luego unos metros, y en poco tiempo aprendió a bajar al lago. Esto espantó a algunos turistas y atrajo a otros. Por las noches se armaban fogones y se contaban historias de fantasmas. El complejo se convirtió en zona de culto para los amantes de las historias fantásticas. Se decía que cuando todo quedaba a oscuras, el bungalow rebelde iniciaba su bajada hasta la orilla del lago.
Un día el dueño del complejo se cansó de las historias oscuras y contrató a un escuadrón que se ocupaba de controlar a los depredadores de la zona. El escuadrón desarrolló un dispositivo especial que le permitió medir la franja horaria en que el bungalow rebelde se movía, y el tiempo que tardaba en desplazarse hasta el lago. Después de varios estudios e intentos infructuosos por detenerlo, se descubrió que las fases lunares alteraban su recorrido: En cuarto creciente descendía en zigzag, en cuarto menguante bajaba en línea recta por el camino más corto, en luna llena daba vueltas sobre sí mismo siguiendo un trayecto aleatorio, y en luna nueva se aletargaba sobre sus cimientos.
El escuadrón aprovechó la etapa de letargo para tender cepos a lo largo del camino por donde se deslizaría el bungalow rebelde. Cuando la luna entró en cuarto creciente, el bungalow rebelde inició su bajada en slalom, esquivando pinos y arrancando el césped. Antes de que pudiera darse cuenta, estaba atrapado. En un instante las columnas se tumbaron, las vigas se vencieron, y los bloques de madera se diseminaron por la colina. Bailaban y avanzaban hacia la orilla como un ejército de leña. Un desfile interminable de objetos se desmoronó por la ladera: cacerolas, lamparitas, inodoros, maniquíes, la biblia de los Gideones, animales embalsamados...
Los fragmentos de madera llegaron a la orilla y saltaron al agua en busca de la salvación, pero no fueron más que una flota de astillas a la deriva. El escuadrón armó una fogata y tendió una red en la superficie del lago. Los restos del bungalow rebelde fueron capturados y arrojados la hoguera. Desde entonces el pueblo entero se desliza por las colinas, atrapado en una nube de humo.


5 comentarios:

FLOR DE CEIBO dijo...

HOLA!
Muy bueno.
Hay que tener bo... para atreverse a se rebelde. Aunque quieran destruirte las cenizas darán testimonio de tu presencia.
P.D. Lástima que los neologismos forzados no ayudan.

FLOR DE CEIBO dijo...

Perdón, me olvidaba:
Qué buena la música con que acompañas los textos. Como no sé ingles,siempre me invento las letras.
Y el dibujo completa el círculo ¿a quién pertenece?

Szarlotka dijo...

Irene, tenes razón. Por ahí debería sacarle los disparates. Voy a ver cómo hago.

Está bueno lo de inventar letras. Desarrolla la creatividad. Mi novio a una canción que se llama Pure Morning la llama Puré de la Mañana.

La pintura es de Van Gogh.

Un beso

Szarlotka dijo...

Irene, si los disparates te parecieron forzados, será que estaban forzados. Así que el único que quedó, es el que da nombre al protagonista de esta historia.

Mi mejor manera de agradecerte el comentario, es haberlo tenido en cuenta. Pero igual vale decir GRACIAS.

Ana GyS dijo...

veo que te divertis... buenisimo, te sale barbaro!!!